Legionarios de Cristo aceptaron abusos del padre Fernando Martínez para maquillar el sistema de complicidad estructural: víctima

Ana Lucía Salazar, una de las víctimas del religioso, rechazó la imagen de pederasta solitario que intentan proyectar, pues aseguró que incluso el Vaticano tenía conocimiento de los abusos.

Luego de que la congregación de los Legionarios de Cristo reconoció los abusos sexuales contra menores, de los que fue acusado el padre Fernando Martínez, Ana Lucía Salazar, una de las víctimas denunciantes, señaló que con esto, “de algún modo intentan maquillar el sistema estructural para enterrar la verdad y que la gente no alcance a entender y que piensen que se trata de un pederasta solitario, cuando en realidad son acogidos y apoyados por la institución“.
De acuerdo con testimonios de familiares de las víctimas, el padre Fernando Martínez habría abusado de al menos 8 menores. Sin embargo la organización reconoce sólo 6 casos.
La primera acusación que se dio a conocer data de 1969; hasta ahora, 50 años después, la organización fundada por Marcial Maciel condenó los abusos cometidos por el religioso y dijo que están avergonzados porque “no se aplicaran medidas adecuadas ni suficientes”.
En el informe, los Legionarios señalaron a Maciel como el responsable de las decisiones importantes sobre los sacerdotes y aseguraron que así “se minimizaba la capacidad de actuación de los superiores a nivel territorial o local”. Sin embargo, en entrevista para Aristegui en Vivo, Ana Lucía Salazar acusó que al interior de la organización existe una “complicidad estructural” de la que no hablan ni dan explicación en el comunicado publicado el pasado 22 de noviembre.
“Eran más los que se enteraban”, relató Ana Lucía. Explicó que en su caso, luego de ser abusada por el padre Fernando Martínez, sus padres acudieron con las autoridades del colegio, entre ellos con Jorge Bernal que era obispo de la prelatura Cancún-Chetumal cuando ella tenía ocho años. “Cuando se enteró, porque mis papás se lo dijeron directamente, él les dijo que no denunciaran porque me meterían en problemas a mí, a mí, la víctima, no a ellos“.
“Fue entonces que se empezó a activar la maquinaria de la legión, llegó Eloy Bedia que era director territorial, él no solo habló conmigo y con papás de otras víctimas sino que a mi papá personalmente le dijo que Fernando Martínez era hombre y que por eso se equivocaba“, señaló Ana Lucía.
Ella manifestó que a Marcial Maciel, sus padres nunca lo vieron, que cree que la información sobre las acusaciones pudo haber llegado a su mesa, sobre todo al tratarse de Fernando Martínez, quien es de la misma generación de las ocho primeras víctimas que se atrevieron a hablar de los abusos al interior de los Legionarios de Cristo.
Sin embargo, constató que había más autoridades con conocimiento sobre los hechos y con capacidad de proteger a Fernando Martínez, no como asegura el comunicado.
Al respecto, el activista y exintegrante del Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Alberto Athié aseguró que el informe presentado es parcial. “Se trata de un informe interno, pues aunque señalan que la organización a la que pidieron la investigación es abierta, es abierta para ellos, les hace un informe a ellos. Donde sí informan de ciertas cosas como que desde los años 60, por el 69 ya se empezaban a conocer algunas acciones que ellos llaman indebidas, que son claramente abusos sexuales en contra de niños en escuelas por parte del padre Fernando“.
Athié enfatizó que de acuerdo con una carta publicada por Fernando González, el padre Fernando Martínez fue una de las víctimas de abuso de Maciel, lo que “quiere decir que Maciel dio origen a estos modelos de comportamiento internos de los cuales él tenía conocimiento directo y manejaba a su modo, con conocimiento de otros superiores de la Legión”.
De ahí que cuando internamente se conocen los abusos de los que ahora es Fernando Martínez responsable, Maciel opta por “trasladarlo a otro lugar, pero en las mismas condiciones, es decir, escuela con niños y adolescentes”.
Por lo tanto, el activista urgió a que el documento presentado por los Legionarios de Cristo sea analizado a detalle y que a su vez sea presentado a las autoridades competentes en México. “Porque la complicidad no solo está dentro de la Legión sino dentro de las autoridades mexicanas competentes que nunca han abierto una investigación en la materia desde que los medios abrieron esta cuestión y comenzamos a dar información. Jamás se nos llamó para presentar información, jamás se nos solicitó añadir lo que fuera al respecto”, dijo.
Ana Lucía explicó que da la casualidad que cuando ella hace público su testimonio, la Legión decide empezar la investigación. En ese momento, ella supo que Fernando Martínez había sido trasladado a Salamanca y que estaba en contacto con menores en un noviciado.
“Es una actitud por parte de la institución de reinsertar a sus pederastas una y otra vez y ponerlos para que se den un banquete a manos de los niños. Hay una complicidad estructural por parte de la institución”, reiteró.
Ana Lucía describió que al haber estado en colegios de legionarios, hasta el momento del abuso, pudo comprobar que existía una gran devoción por Maciel. “Hay gente que decía que flotaba, una devoción como si habláramos de una deidad. Él lo disfrutaba mucho”, pero que ahora que está muerto, es más sencillo cargar la culpa solo a él, pues “a los muertos ya en el pozo no va a dar la cara por las personas que siguen vivas hoy y que tienen responsabilidades”.
En tanto, Athié agregó que lo último que supieron del padre Fernando es que se encuentra en Roma. “Está encubierto, protegido, está muy cerca de la cúpula de Legión, pero también de las autoridades de la San Sede”.
No obstante, aseguró que con estas novedades en las investigaciones “ojalá podamos llevarlo a una autoridad competente que busque la extradición, que se le interrogue a él y a todos los implicados y que se determine la responsabilidad no solo personal, sino también de la institución, el encubrimiento institucional. Se le ha encubierto institucionalmente y se le ha protegido y encubierto desde la Santa Sede”.

Facebook Comments