El Vaticano enviará una misión para revisar los casos de pederastia; en México han sido acusados 271 sacerdotes

*Entre el 20 y 27 de marzo, una misión especial del Vaticano estará en México para escuchar a víctimas de los casos de pederastia cometidos por sacerdotes.

El Vaticano enviará en este mes una misión especial para revisar los casos de pederastia ocurridos en México, donde han sido acusados al menos 271 sacerdotes en los últimos 10 años, de acuerdo con las propias autoridades eclesiásticas.
Las reuniones fueron fechadas entre el 20 y el 27 de marzo en la nunciatura, con víctimas que quieran narrar sus historias de forma privada, además de citas especiales con obispos y superiores.
Las autoridades del Vaticano señalaron en conferencia de prensa que esta misión será “un servicio de asesoría técnica, ayuda fraterna y un diálogo que ayude a la Iglesia en México a reafirmarse en el camino”.
La misión será conducida por monseñor Charles Scicluna, arzobispo de Malta y secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la fe, acompañado por monseñor Jordi Bertomeu.
Durante los primeros días, la misión se reunirá con autoridades eclesiásticas y a partir del 24 de marzo abrirán las puertas a quienes necesiten orientación respecto a sus propios casos de abuso, en los que se garantizará la confidencialidad de los asistentes.
El anuncio de este procedimiento en México ocurre después de que la propia Santa Sede diera a conocer a principios de este año que enviarían grupos de trabajo operativo diversas naciones para tratar las denuncias de abusos a menores y evitar que éstos se repitan a futuro.
La medida se aplica después de que Francisco celebrara el Encuentro para la Protección de los Menores en la Iglesia en el año 2019 y se terminara con el uso del secreto pontificio, que evitaba que las víctimas tuvieran acceso a sus propios expedientes después de realizar las denuncias correspondientes por abuso sexual.
Abusos de sacerdotes han costado fe de católicos
El Episcopado Mexicano reconoció que los abusos sexuales cometidos por sacerdotes ha costado la fe de los católicos, pero vio en la investigación de los casos una oportunidad para recuperarla.
“El aprendizaje que la iglesia dolorosamente ha realizado, y que sin duda ha costado la fe de católicos y el descenso de la credibilidad a nivel institucional, se convierte en una oportunidad de cambio y de renovación”, dijo el presbítero Daniel Portillo.
“Iniciar un momento como este es consecuencia del esfuerzo de muchos actores, visibles e invisibles”, señaló.
Asimismo, monseñor Franco Coppola dijo que es necesario avanzar en este tema.
“Se ha iniciado un camino, pero es un camino largo”, finalizó.

Facebook Comments